En este momento estás viendo Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

El TDAH es un trastorno psiquiátrico crónico de origen biológico (neurológico) con una afección intelectual y psicomotora. Es heterogéneo, es decir, que puede ser muy distinto para cada persona. Tiene un efecto negativo sobre la autoestima de los que lo sufren y frecuentemente está relacionado con otros problemas como la depresión o la ansiedad. Generalmente se inicia en la infancia y está muy asociado al fracaso escolar. En niños puede producir un deterioro en la capacidad de desarrollarse en el ámbito académico, familiar y social. El tratamiento convencional con fármacos es eficiente pero puede producir perdida de apetito y estreñimiento.

 

Tipos y causas del TDAH

 

El Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad afecta entre un 2 y un 12% de los niños y adolescentes. Es más frecuente en hombres que en mujeres.

El 80% de los casos es por causa genética. Se cree que puede haber también causas ambientales que conjuntamente con factores hereditarios provoca el trastorno en el 20% restante, pero no está bien definido.

Se clasifica el trastorno en 3 tipo:

  • Déficit de atención.
  • Hiperactivo – impulsivo.
  • Combinado: déficit de atención + hiperactividad e impulsividad.

 

En el TDAH existe un déficit de noradrenalina (hormona del estrés y neurotransmisor) en el cerebro que provoca hiperactividad e impulsividad y un déficit de dopamina (neurotransmisor del sistema nervioso central) que genera un procesamiento de datos defectuoso y problemas con la regulación de las emociones.

 

Tratamiento del TDAH

 

Generalmente se administran distintos tipos de medicamentos como:

  • Metilfenidato o Dextroanfetamina: son estimulantes que bloquean el trasporte y la recaptación de la dopamina y la noradrenalina.
  • Atomoxetina: no es estimulante, actúa inhibiendo un trasportador de la noradrenalina. Mejora la autoestima y las relaciones sociales sin crear dependencia.
  • No suele ser tan efectivo como los fármacos estimulantes.
  • Antidepresivos.
  • Los tratamientos farmacológicos pueden tener efectos adversos que influyen a nivel nutricional. Es común encontrar:
  • Pérdida de apetito.
  • Bajadas de peso.
  • Retraso de crecimiento.
  • Trastornos intestinales como diarrea o estreñimiento, acidez, gases y flatulencias.
  • Alteración de los sabores y sequedad de boca.

 

Consejos nutricionales para el TDAH / Dieta para el TDAH

 

Los bajones de azúcar en sangre acentúan la hiperactividad, la falta de atención y la impulsividad. Para evitarlo es necesario:

  • Hacer 5 comidas al día repartiendo bien el aporte de hidratos de carbono.
  • Rehuir el consumo de azúcares simples en forma de golosinas y refrescos.
  • Potenciar el consumo de alimentos integrales y legumbres.

 

Hay algunos aminoácidos (moléculas que forman parte de las proteínas) tienen especial relevancia y son importantes a tener en cuenta:

  • Fenilalanina y tirosina: son precursores de la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina, sustancias que normalmente se encuentran disminuidas en el TDAH. Los alimentos más ricos en estos aminoácidos son: la carne, el pescado, los huevos y los lácteos.
  • Triptófano: es un precursor de serotonina que ayuda a mantenerse distendido y conciliar el sueño. Alimentos ricos en triptófano: huevos, lácteos (vaso de leche caliente), pescados, carnes, legumbres (soja), frutos secos y frutas (plátano, piña y aguacate).
  • Metionina: es importante para la síntesis de colina. La colina evita la pérdida memoria, potencia el rendimiento intelectual y aumenta la concentración. Se encuentra en los huevos, la carne, los lácteos, el pescado, las semillas (sésamo), los frutos secos (nueces) y las verduras de hoja verde (nabos y espinacas).

 

Las necesidades de proteína se encuentran aumentadas (1,2g de prot/kg de peso en niños y 1 g de prot/kg de peso en adolescentes). Para llegar a este aporte recomiendo:

  • Repartir los alimentos proteicos en diferentes comidas.
  • En las cenas dar pescado u huevos, contienen proteínas de alta calidad y son alimentos de fácil digestión.

 

A menudo puede haber carencias de ácidos grasos esenciales que provoquen piel seca, eczemas y asma. Esto es debido a una mala absorción de las grasas o a una mala utilización de éstas por el organismo. Por lo tanto, hay que aumentar el consumo de grasas saludables de la dieta. Consejos para su consumo:

  • Aportar nutrientes esenciales para un buen metabolismo de las grasas: cinc, magnesio, vitamina C y vitaminas del grupo B (B2, B3, B6 y B8).
  • Aumentar el consumo de fosfolípidos, un tipo de grasa que da fluidez a las membranas celulares que ayudará a una mejor transmisión nerviosa. Dar yema de huevo, fruta seca, legumbres y germen de cereales (cereales integrales).
  • Potenciar vitaminas antioxidantes (A, E, C) para proteger los ácidos grasos poliinsaturados de la oxidación.

 

Existe una tendencia a tener ferropenia, es decir, el hierro bajo en sangre. Para combatirlo se deben potenciar los alimentos ricos en hierro y vitamina C.

Todo el grupo de vitaminas B son muy importantes, especialmente la B1 o tiamina, que es precursora de neurotransmisores, y la B6 o piridoxina, que acostumbra a estar deficitaria y mejora la conducta. Alimentos ricos en vitamina B1: soja fresca, germen de trigo, carnes, pescados, frutos secos, legumbres o cereales integrales, especialmente en la avena. Alimentos ricos en vitamina B6: germen de trigo, sesos y vísceras, pescado azul, quesos curados, frutos secos, cereales integrales, legumbres y levadura de cerveza.

El calcio es un mineral involucrado en la producción y transmisión de impulsos nerviosos. En el TDAH puede haber una deficiencia en la transmisión nerviosa del sistema nervioso central. Para mejorarlo hay que potenciar los alimentos ricos en calcio y en nutrientes que ayuden a su asimilación (como la vitamina D, la lactosa y la vitamina C).

Hay algunos colorantes que pueden aumentar la sintomatología del TDAH. Estos colorantes que se deben evitar son: salicilatos, benzoatos, tartracina (E-102), Amarillo de quinoleína (E-104), Amarillo ocaso FCF, amarillo anaranjado (S E-110), Azorrubina, carmoisina (E-122), Rojo allura (E-129).

 

Deja una respuesta