Clara Sánchez nutrición deportiva | Alérgia a las LTPs
599
post-template-default,single,single-post,postid-599,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.4.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Alérgia a las LTPs

Alérgia a las LTPs

¿Qué son las LTPs?

 

Las LTPs (proteínas transportadoras de lípidos) son unas proteínas de defensa que encontramos en el reino vegetal. Su función es la de proteger a los vegetales ya sea evitando situaciones de estrés como el frio o la salinidad o la acción de bacterias. Es por ese motivo, que estas proteínas se sitúan en la capa externa de los vegetales (hojas, piel, cáscara) provocando, por ejemplo, que en el caso de las frutas la piel sea más alérgica que la pulpa.

 

Características

 

Las LTPs presentan una estructura compacta y muy estable que hace que sean resistentes a los tratamientos térmicos (calor) y a la digestión. Por ello, se pueden producir síntomas si se ingieren alimentos que las contengan aunque estos hayan estado cocinados o procesados, como es el caso de la cereza, vino, zumos y mermeladas.

Por otro lado, existen muchas LTPs diferentes pero muy parecidas entre sí en su estructura lo que provoca reactividad cruzada entre los diversos alimentos vegetales. O lo que es lo mismo, aunque no se esté sensibilizado a una determinada LTP el sistema inmunitario se confunde y reacciona frente a alimentos a los que realmente no tiene alergia.

 

¿Dónde podemos encontrar las LTPs?

 

Alimentos vegetales

  • Frutas: Melocotón, albaricoque, cereza, manzana, ciruela, fresa, pera, uva, limón, naranja, mandarina, plátano, kiwi, frambuesa, mora y granada.
  • Hortalizas: Col, coliflor, brócoli, repollo, espárrago, lechuga, tomate, zanahoria y apio.
  • Cereales: Maíz y trigo.
  • Frutos secos: Almendra, avellana, castaña, pipas de girasol y nuez.
  • Legumbres: Lentejas, judías blancas, cacahuete, soja.
  • Semillas: Mostaza

 

Pólenes (“síndrome polen-fruta”)

  • Malezas: Artemisia, Parietaria y Ambrosia.
  • Árboles: Olivo y Plátano de sombra.

 

Otras fuentes vegetales: látex

 

Diagnóstico

 

Del diagnóstico de alergia a las LTPs se encarga el alergólogo a través de la historia clínica, pruebas cutáneas (técnica prick-prick) y pruebas serológicas (IgE específica). Aunque en muchos casos, debido a la gran reactividad cruzada de las LTPs con pólenes se producen falsos positivos por lo que puede ser necesaria una prueba de exposición con el alimento en condiciones controladas.

 

Manifestaciones clínicas

 

Suelen aparecer de manera inmediata, generalmente antes de 1 hora tras haber ingerido el alimento. Pueden ser:

Locales:

  • Orofaringe: Síndrome de Alergia Oral (SAO), picor oral u orofaríngeo tras la ingesta.
  • Gastrointestinales: nauseas, vómitos, dolor abdominal y/o diarrea.
  • Piel: ronchas, urticaria.
  • Tracto respiratorio: rinitis (nariz), conjuntivitis (ojos), asma (pulmón).

 

Generales:

  • Edema de glotis
  • Anafilaxia

 

Cofactores

 

Hay situaciones que si se producen durante o precedida de la ingesta del alimento alergénico, pueden desencadenar los síntomas. Estas situaciones son:

  • Ejercicio
  • Ingesta de AINEs (antiinflamatorios)
  • Alcohol
  • Situaciones hormonales (embarazo o menstruación)

 

Tratamiento

 

Medicación de rescate:
Si tienes una gran sensibilidad o has sufrido algún cuadro grave de alergia como la anafilaxia, debes de llevar adrenalina precargada para autoadministración si fuera necesario. Tú médico debe pautártela.

Inmunoterapia:
Algunos estudios sugieren, que la inmunoterapia con polen (utilizada para mejorar los síntomas respiratorios) podría mejorar los síntomas alérgicos provocados por el alimento, aunque los resultados son controvertidos.

Dieta de evitación:
Se pautará en función del grado de tolerancia que se tenga a los alimentos implicados. A veces se toleran pelados, lavados o en almíbar y otras veces conviene evitar los alimentos vegetales que producen síntomas al igual que los alimentos que los puedan contener (yogures, bebidas, postres industriales, etc.).

Es importante saber, que no deben de eliminarse de la dieta todos los alimentos que llevan LTPs. Sólo se han de eliminar aquellos a los que el alérgico ha hecho reacción o que pertenecen a la misma familia. Por ello es fundamental una buena valoración del médico especialista y un asesoramiento por parte de un dietista-nutricionista.

Si necesitas asesoramiento para seguir una dieta personalizada para personas con alergia a las LTPs, en Alimmenta encontrarás un equipo de dietistas-nutricionistas especialistas en alergias e intolerancias.